taraceas,quadres,obres,art

SANJULIAN CALVO, ALBERT:(1924-1989)

Natural de Sant Feliu de Guíxols (Gerona). Hijo de familia de pescadores, más tarde dedicados a la industria del corcho. En edad temprana, ya intuyó su vocación de artista haciendo tallas en madera y más adelante a causa de trabajar en el Carrilet de St. Feliu como forjador, amplió sus conocimientos en el tratamiento de materiales como el acero, el hierro o el plomo, con los que realizó infinidad de enseres (lámparas, mesas, soldados de plomo, ... ) que llenaron una primera etapa, cuando menos, para después poder culminar con la paciencia y experiencia adquirida para su gran obra.

en el taller

Debido a las circunstancias de la época se trasladó a Barcelona, donde en el año 1954 monta un taller propio de reparación de bicicletas en la calle Córcega, en el cual ejerció su profesión hasta los últimos días, sin por esto, dejar la gran vocación de artista llenando los ratos libres en la realización de maquetas, muebles y toda clase de trabajos manuales donde invertía las pocas horas de ocio. Después de un post-operatorio a mitad de los sesenta, empezó, como una distracción más, la gran obra por la cual se le conoce por todas partes, puesto que sus obras han traspasado nuestras fronteras, en formato de marquetería o taracea.

Su técnica propia consistía en ir embutiendo la madera a cinco mm de profundidad, y utilizando más de veinte clases diferentes de especies, crear dibujos de temas variados.
Hizo las primeras exposiciones colectivas en St. Feliu y en El Tinell, y posteriormente, las individuales en cualquier parte de nuestra geografía, principalmente en la provincia de Gerona, a pesar de ser muy apreciado en el barcelonés y su zona de influencia. (Ver exposiciones).
Su obra cotizada por su dificultad, armonía y diversidad, siempre ha sido muy considerada por los amantes del arte llegando a vender gran cantidad de cuadros, pese a la pequeña etapa en que se realizó, considerándose hoy en día de un valor incalculable por ser única e irrepetible.

Albert Sanjulian en su taller